Carlos Meneses: Un ilustre hijo de Arequipa

Written by
Spread the love

ENTREVISTA N°7

UN ILUSTRE HIJO DE AREQUIPA

Entrevista a: Director del diario el PUEBLO Carlos Meneses Cornejo

“Carlos Meneses Nació el mismo día, mes y año (1936) que Mario Vargas Llosa, y para más coincidencias, los trajo al mundo la misma “cigüeña”

¿Qué le gusta de la política y que aborrece de ella?

Me gusta que es una de las razones determinantes de la vida de las personas. Política, economía y diversión creo que son los componentes de la forma de vivir hoy día, lamentablemente la política, es generalmente considerada indigna.

¿Cómo debe ser la relación entre prensa y poder?

De hecho es una relación difícil, porque el poder pretende siempre utilizar a la prensa. Aquí habría que preguntarse a la inversa, cómo podemos, a favor del bien común, protegernos del poder abusivo, de aquel que pretende utilizar a la prensa para ponerla a sus órdenes y para no permitirle que con responsabilidad y libertad, defienda el bien común.

¿Qué político le parece nefasto?

Analizando los últimos políticos de los últimos años, definitivamente Alberto Fujimori Fujimori.

¿Existen temas que no deberían tocarse nunca?

Sí, los que son naturalmente horripilantes para la gente. Yo por eso critico la prensa de hoy donde sus directivos o empresarios no reconocen que a nadie le gusta la muerte violenta, el asesinato, el secuestro, la violación y persistan en presentarnos un modelo de noticiero que se sustenta en lo malo, creo que hay que ser equilibrado, entre lo agradable de saber y lo importante que es saber lo que pasa alrededor y lo que va a tener consecuencias en la vida de la persona. El que haya tan poca política en los noticieros estelares es una de las causas determinantes de que no sepamos realmente lo que pasa en el país.

¿Es legítimo generar una corriente de opinión favorable hacia un candidato?

He dicho que la mejor manera de ver si en un país hay libertad de prensa es pararse delante de un puesto de periódicos y ver si hay una variedad de corrientes de opinión pública con las que se llegue a identificar un ciudadano, y ese ciudadano pueda escoger ciertas similitudes con su manera de pensar o hasta con su manera de ser. En consecuencia creo que en esa variedad está la oportunidad para optar por tal o cual corriente de opinión.

¿El Estado debe poseer medios de comunicación?

Eso depende mucho de las características del Estado, creo que en el caso de Perú una gaceta oficial es absolutamente necesaria en la medida que hay publicaciones de uso obligatorio para procesos judiciales, trámites administrativos, etc. En ese sentido, el Estado sí debe tener estas gacetas de información oficial. Lo peligroso es cuando el Estado convierte a las gacetas o el canal de televisión estatal en órganos de presión. Eso sí es recusable.

Su trayectoria como periodista ¿Cuál fue?

Carlos Meneses Cornejo ejerce el periodismo hace más de 60 años. Trabajó en el diario El Deber, fue director de Correo hasta que la dictadura de Velasco lo dejó en la calle y lo alejó del periodismo por varios años. Con el retorno de la democracia en 1980 y como militante de Acción Popular, fue presidente de la Corporación de Desarrollo de Arequipa. Luego fue relacionista público de la empresa La Comercial. En la década de 1990 fue convocado para dirigir el diario Arequipa al Día donde se mantuvo más de diez años. Actualmente dirige El Pueblo, el decano de la prensa arequipeña.

¿Qué es ser periodista?

Es ser un privilegiado. Pero hay que reunir ciertos requisitos y hay que merecer ciertos reconocimientos ciudadanos. Cuando uno puede dormir tranquilo, caminar por las calles sin ser insultado o mal visto o ser llamado cariñosamente, ya estás bendito. Eres un periodista consagrado y si hay cielo, seguramente tienes la posibilidad de llegar a él.

¿Cómo definiría su estilo periodístico?

Servicio, no lo entiendo de otra manera.

¿Qué cualidad innata debería tener un periodista?

Algo en el periodista tiene que nacer con él, la formación académica no da todo. Por ejemplo, el poder de observación, eso no se puede enseñar, se tiene que nacer. Esa es una condición innata. Yo me he preguntado siempre por qué perteneciendo a una familia de juristas abandoné el Derecho para dedicarme al periodismo, contrariando a mis padres, en fin, llegué a la conclusión de que hay que tener un poco de sacerdocio y un poco de maestro para ser periodista, no con la fórmula de que yo tengo que enseñar a leer, esa no es mi tarea, ser periodista es entregarse a una causa.

¿Cuál es la enfermedad del periodista?

Hay una variopinta cantidad de enfermedades, pero creo que el cáncer es la corrupción.

¿Quiénes fueron sus referentes?

Creo que fue Samuel Lozada, es un amigo al que yo distingo. Periodista que pudo alternar el derecho con el periodismo. Él es realmente un ejemplo. En mi tiempo, las escuelas de periodismo estaban, como creo que siguen estando, en las redacciones de los diarios y dependiendo de los directores, de los jefes de redacción o de colegas brillantes que he conocido mucho y que lamentablemente los periodistas nuevos no tienen las características de ellos, pero eso puede ser porque los tiempos cambian y cambian también en el periodismo.

¿El periodismo que tenemos actualmente, es un periodismo digno, mediocre o deleznable?

Creo que es un periodismo que no es igual al de antes, no me atrevería a ubicarlo en las alternativas que me dices, pero sí diría que es un periodismo que todavía puede dar, y quizá mucho, por una sociedad que sea más justa.

¿Cuáles son los temas que le gusta abordar?

Hacer reír, hacer llorar, entender que nuestro trabajo es únicamente con humanos para humanos y lo que nos interesa es tocar la fibra del corazón porque cerebros hay, el problema es que esos cerebros deben tener también una caja de resonancia en buenos corazones.

¿Existe la neutralidad y la objetividad?

Los tiempos cambian. El periodismo antiguo se distinguió mucho por la falta de objetividad, la subjetividad era muy común. Después vino un afán de lograr la objetividad químicamente pura, hoy día estamos haciendo un equilibrio y me parece que es mejor que las otras dos.

¿Ha perdido amigos por culpa del periodismo?

Desde luego que sí, pero creo que más los he ganado.

¿Qué cosas le enfurecen de Arequipa?

Casi nada. Te respondería más bien qué cosas me enternecen de Arequipa. Realmente me quedo admirado ante la grandeza de un ser superior que ha creado a los hombres y, sobre todo, a los niños. Ver a un niño para mí, que estoy acabando mi vida, es una promesa. En ellos está la vida, y la vida que puede hacer más grande a esta ciudad. Y también está la razón de ser en que todos hagamos el máximo esfuerzo para que esos niños no sufran más hambre.

 


Spread the love
Article Categories:
Arequipa · Cultura
Comparte