TAXISTA EXPONE SU VIDA POR MIEDO A LAS DEUDAS

Written by
Spread the love

CRÓNICAS N° 8
TAXISTA EXPONE SU VIDA POR MIEDO A LAS DEUDAS

Eran las 10 de la mañana cuando José Guerrero recibió una llamada. Era un vecino del barrio, le pidió que por favor le haga una carrera de taxi en el centro de la ciudad. El destino era el Mercado San camilo. José dudó realizar ese trabajo, pero lo necesitaba por las deudas que lo inundaban. Él laboraba con su taxi todas las noches antes del confinamiento y en las madrugadas durante esta.

Pero eran las 10 am y se estaba arriesgando, pues su vehículo no debía transitar por el centro de la ciudad porque el número de su placa no correspondía a ese día. Pero las deudas eran más fuertes que su miedo.
Al llegar al Cercado, exactamente al frontis del Mercado San Camilo, José fue intervenido por los inspectores de la comuna provincial. El joven taxista sabía de las consecuencias que traería dicha intervención. Los fiscalizadores le pidieron el documento de Setare del vehículo junto a su brevete.

Lamentablemente su Setare no se encontraba actualizado y los inspectores no quisieron devolverle el brevete. José lloró de impotencia y se arrodilló suplicando que le devuelvan su documento y le perdonaran por esta vez. El ciudadano contó que no cuenta con un trabajo y por sus deudas con el banco no pudo renovar su Setare; además, que su esposa se encuentra infectada por la Covid-19. Los testigos de la intervención apoyaron al joven taxista. También intercedieron por él, suplicando a los inspectores que le dieran una oportunidad para renovar sus documentos.

Sin embargo, ninguna de estas suplicas conmovieron a los inspectores de la Municipalidad, quiénes pasaron a retirarse del lugar. La Gerencia de Transportes citó a Guerrero dos días después del incidente.

La hora trazada para la reunión era a las siete de la mañana en las inmediaciones de la gerencia, donde sería presidida por el Sub-gerente de Transportes, Juan Carlos Callacondo. Llegada a esa hora, solo un inspector recibió a José Guerrero, quién le comunicó que regresará dentro de 2 horas. José se encontraba preso ante las disposiciones de la gerencia. Solo quería recuperar su brevete.
Después de la reunión con el Sub-Gerente se le devolvió sus documentos, pero de todas formas se le impuso la papeleta de 3mil 400 soles. José se encontraba desesperado, pues a esta papeleta se le sumaba una deuda de 30 mil soles. Todavía no había culminado de pagar su vehículo. Lamentablemente, tomó la decisión de vender su única herramienta de trabajo con la que sustentaba a su familia. Las deudas literalmente lo estaban estrangulando.


Spread the love
Article Categories:
Arequipa
Comparte